colores que desaparecen

Este es un efecto óptico parecido al de “los puntos rosas, verdes o transparentes”.

Si te quedas mirando fijamente al punto negro que está en el centro, al cabo de un rato, los colores de alrededor del punto desaparecen por completo.

Pero en cuanto mueves muy poco los ojos (un movimiento sacádico), vuelves a ver los colores.